Saltear al contenido principal

Nuestra Escuela de Valores

Estamos en una sociedad donde los paradigmas existenciales están en poder de los Medios corporativos que con altísimo poder político, pelean este espacio con el tradicional centro educativo llamado Escuela, construyen el escenario desde donde se transmitirán y reconstruirán los Valores que en este mundo globalizado y regidos por un pragmatismo consumidor compulsivo de todo lo descartable. Es válido interrogarse sobre este desafío ¿arrogantemente rebelde?, de crear un espacio cotidiano y alternativo políticamente, casi lúdico, de discutir, construir, decidir y aplicar Valores que los ciudadanos de a pie intuímos que no están en la góndolas del gran Mercado.

Así es nuestra pequeña Escuela de Valores. Pequeña porque queremos conocernos unos a otros, vernos las caras, tocar nuestras manos y sentir las emociones en nuestros rostros, y eso no es posible en los espacios grandes –o virtuales- donde la “asepsia” de las relaciones, no permite la interiorización conjunta de un modo de abordar el mundo y posicionarse en él para vivir y construir la vida.

Detalles de la acción

Porque eso es escoger “Valores” concretos. Un modo de abordar y posicionarse en la vida y en el mundo. Y es también un deseo de transmisión generacional y sostenible de estos Valores para seguir construyendo la vida y la sociedad, más allá de nuestra vida individual y acotada en el espacio y el tiempo.

 

Volver arriba